" HISTORIA DE LA PSICOLOGIA DEL APRENDIZAJE "


Durante siglos, los filósofos han especulado sobre los orígenes del
conocimiento. Los filósofos griegos dieron
el primer paso afirmando que el
conocimiento es innato (Platón), o se deriva de la experiencia
(Aristóteles).
René Descartes preconizó una dualidad entre mente y cuerpo, la
primera de las cuales era una realidad carente
de extensión o forma y que
representaba la razón y el intelecto (que solo poseían los humanos). Un
tercer
antecedente histórico del estudio de los procesos de aprendizaje fue
el trabajo de los empiristas británicos, que
afirmaron que el conocimiento se
deriva exclusivamente de la experiencia (la posición empirista).
Para
describir como se creaba el conocimiento, los empiristas formularon las
leyes de la asociación, entre las cuales
se encontraban las leyes de la
semejanza, de la contigüidad y de causa y efecto. Estas leyes describían
las
formas en que se asocian las ideas y fueron puestas a prueba por varios
pioneros en la investigación del
aprendizaje, incluyendo Ebbinghaus, Pavlov y
Thorndike.

martes, 6 de julio de 2010

- Rol del docente y rol del alumno en el humanismo

La reflexión del rol del maestro, desde los distintos paradigmas (conductual, humanista y cognositivista) estudiados hasta el momento, nos abre la posibilidad y obligación de inscribirnos en una política y filosofía de vida, dentro de nuestro actuar en el aula como educadores con una muy clara dirección y perspectiva, en nuestro quehacer cotidiano.

La característica del paradigma conductual es el pragmatismo y su primordial principio el ESTÍMULO-RESPUESTA, donde una de ellas se encuentra en total dependencia de la otra, con un cerrado y reaccionario enfoque determinista de la respuesta con respecto al estímulo dado o recibido. El paradigma humanista valora y da una importancia, hasta entonces desconocida, a la vida socio-afectiva y las relaciones interpersonales de la especie humana tomando en cuenta la influencia que se genera en el sujeto y considerándolo de tal manera como a un ser más integral, respetando sus elecciones, decisiones, puntos de vista y considerando la subjetividad individual como consecuencia de la percepción externa e interna en cada ser. Sus principales supuestos son la autorrealización, la autoconsciencia y la responsabilidad con un enfoque holista del estudio de la persona.

A cambio, el paradigma cognitivo, ahínca más en la capacidad intelectual del alumno abocándose a las categorías del conocimiento o cognitivas como son la atención, la percepción, la memoria, el lenguaje, el pensamiento, etc. Considerando sus antecedentes desde tres disciplinas primordiales: la lingüística, la teoría de la información y la ciencia de los ordenadores. Este último paradigma cobra importancia a las representaciones mentales como: símbolos, esquemas, imágenes, ideas, etc. No dejando de lado la afirmación de la importancia que tiene que el educando sea sobre todo activo y organizador de representaciones dentro un sistema cognitivo, que coadyuven para futuras interpretaciones de la realidad. El concepto de realidad, tiene la característica de ser una construcción de manera individual y como consecuencia de un procesamiento de símbolos, en el cual el sujeto activo será capaz de manipularlos, procesarlos, transformarlos, reorganizarlos y utilizarlos.

Por lo cual y considerando las características de cada uno de los paradigmas citados, es importante tratar de identificar el rol que debemos desempeñar, en el lugar del educador dentro del proceso enseñanza-aprendizaje y tratar de encontrar una directriz propia, personal que permita o por lo menos intente un conocimiento más amplio, duradero y de amplio respeto hacia el educando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada